sábado, 7 de septiembre de 2013

Faja de las Flores (circular en Ordesa) + Tozal de Mallo

Domingo 25 de agosto, 2013.

Despierto antes de que suene el despertador y antes de que amanezca. Ni yo ni Gorka hemos pasado una buena noche ya que un par de roncadores semi-profesionales han dado un buen recital en nuestra habitación del albergue.
Pero las ganas y la ilusión de afrontar una jornada que llevo muchos días, meses incluso años esperando ganan de calle a Morfeo y despierto todo lo activo que me caracteriza.
Tras dar cuenta de un buen desayuno, nos damos prisa para coger in extremis el bus que nos llevará desde Torla hasta la pradera de Ordesa (1.100 metros)

Comenzamos a caminar en sentido contrario al camino que nos llevaría a la famosa Cola de Caballo, esto es, en dirección hacia Torla de nuevo.

En menos de 15 minutos y a mano derecha encontraremos la Casa Olivan y sin cruzarla un cartel nos indica el sendero que se dirige a "Circo de Carriata, Faja Racón, Tozal del Mallo”.

Dejamos pues el duro asfalto para no volver a el durante unas cuantas horas.

Comenzamos a ascender por el bosque por un camino cómodo al principio que se endurece después. No hay pérdida, es muy evidente. El bosque es bastante cerrado pero de vez en cuando a nuestra izquierda vemos el impresionante espolón de proa que es el Tozal de Mallo, nuestra primera parada del día.


En aproximadamente una hora estaremos saliendo del bosque y nos encontraremos con carteles de nuevo, "Faja Racón, Circo de Cotatuero" a la derecha y "Clavijas de Carriata, Fajeta, Tozal del Mallo" a la izquierda.


Seguimos hacia la izquierda ya con el Tozal de Mallo de frente sobre nuestras cabezas. En este momento otro cartel nos indica que nuestros pasos deben continuar hacia la derecha hasta llegar a una zona en la que pensábamos haber llegado a las clavijas, pero no. Se trata de una trepada muy sencilla por unos bloques de piedra.

Tras la sencilla trepada volvemos a ver otro cartel mas (y ya van 4 señores!!!) Esta vez si estaremos cerca de las clavijas. De no estar seguros por la trepada, se nos ofrece la alternativa de poder superar el tramo por la fajeta (según dicen más larga, empinada y expuesta asi que mucho ojo)
Personalmente recomiendo las clavijas, a nada que se tenga algo de habilidad al usar las manos para trepar.

Algo antes de las 9:30 llegamos a las clavijas de Carriata (también conocidas por Salarons).
Bonita foto casi al pie de las clavijas, os vais a aburrir de fotos en esta kronikaaaaaaa:

En el primer tramo de las mismas creo que solo usé una de ellas, ya que tiene muy buenos apoyos de pie.

El segundo tramo tira a izquierdas y aquí si recuerdo haber tirado de ellas pero sin problemas.
Son dos tramos cortos, que no deberían asustar a nadie que haya realizado una ferrata, una trepada o similar…no tienen cable para asegurarse pero si que hay buena instalación para poder asegurar los pasos o poder rapelar.

Hacia las 9:30 habiamos superado las clavijas y volvíamos a encontrar un cartel que indica de las mismas a la bajada.
En este momento seguimos el sendero evidente hacia arriba dialogando, y a lo tonto cuando ya sudábamos nos dimos cuenta de que el Tozal se quedaba lejos. Unos sarrios nos hacen una pasada en bajada espectacular, rápida y limpia, que envidia. Descendimos un poco y vimos que nada más salir de las clavijas si seguimos a nuestra izquierda por el llano cogeremos el cómodo camino que nos lleva hasta los 2.280 metros del Tozal de Mallo.
Asi que desandamos un rato y nos dirigimos hacia la bonita formación que preside la entrada a Ordesa, ya bien iluminada por el sol.

A las 10.30 admirábamos las bonitas vistas y lo vertical de sus paredes. Que pequeña se ve la pradera y los autobuses!!!

Tras las fotos de rigor comenzamos el retorno hacia la faja. En la foto de abajo desde el pico del tozal, detras el valle de Ordesa, saturado de brillo y luz por lorenzo:

Decir que intentamos acortar en diagonal para retornar a donde habíamos estado, pero no creo que merezca la pena asumir el fuerte desnivel de las rampas, mejor volver hasta la salida de las clavijas y continuar por el camino. Vimos algunas madrigueras de marmota y a alguna de ellas huyendo de nosotros, y es que la barba de mi compañero acojona…
El camino asciende hacia la pared, pero cuando el desnivel cede, debemos continuar atentos y mirando a nuestra derecha ya que para entrar a la faja antes debemos superar una pequeña canal.
Aquí ya estamos en la entrada “oficial”  de la Faja de las Flores. Impresionante camino, que bien podría haber sido excavado por los enanos de Tolkien.

Desde este momento miremos donde miremos y a cada curva, os recomiendo parar y mirar hacia atrás y hacia abajo. Os puedo decir que sacamos mas de 100 fotos cada uno!!
El dia que había amanecido fresco estaba fantástico, nada de calor, el viento norte mejor estaba quieto de hecho, pero el cielo claro y limpio.
Aquí una serie de fotos:
Creo que todos pensamos: anda que como se caigan estas ahora...menuda liada!

El famoso bloque de piedra encajado

Espectacular panoramica (gracias Gorka!!) donde se puede ver perfectamente la línea de la faja

Tozal a la derecha y valle al fondo

Preciosas imagenes miremos a donde miremos.

La aparición del circo de Cotatuero es espectacular, difícil de definir con palabras: hay que verlo y disfrutarlo.

De frente hacia abajo tenemos el impresionante circo, sus paredes, sus cascadas…y sobre el aparecen los tres soroses.

Tras una tirada de fotos (en la que posamos para un señor y todo, es que vaya planta gastamos) por fin encontramos a la mítica Edelweis; y tras ella muchas más!!!

Llevo pocas horas de sueño encima, pero muchas sonriendo, que pasada, que sitio, que gozada.

En breve veremos ya una de las mejores panorámicas del Pirineo: desde los Gabietos, el Taillón, pasando por la Brecha, Casco, Torre de Marboré, Cilindro, Perdido…bufff, los pelos de punta!!!!!!

En este momento nos planteamos parar a comer algo, pero decidimos buscar el camino de bajada hasta la zona de cascadas y asi darle algo de tregua a nuestras rodillas dividiendo la bajada.

Nos sorprende que no hubiera ningún cartel aquí y tantos antes. Ojo a los hitos y fijaos bien, justo en la zona Karstica donde asciende el camino que nos llevaría hacia la brecha, iremos mirando a la derecha buscando algún hito ya que el camino de bajada va por ahí (bueno uno de ellos).

Perdemos altura rápidamente por un camino de piedra suelta hasta llegar a la zona herbosa de nuevo.

Decidimos adentrarnos un poco en el barranco de Millaris y al llegar al rio los acompañamos hasta la zona de cascadas…que mejor sitio para comer???


Estuvimos solos el 99% del tiempo…que más se puede pedir??? Una tortilla de patata y una cerveza fría pero nos tuvimos que conformar con ricas galletas y demás jugos anaranjados, que le vamos a hacer.

Aquí nos pusimos los arneses, y tras inmortalizar (de nuevo) el momento seguimos el curso del agua por su derecha. Vamos en dirección a las famosas Clavijas de Cotatuero, impresionante caminar hacia donde parece que no habrá camino.
Destrepamos junto a la cascada y continuando por la derecha llegamos al tramo equipado.
Después de haber leído y oído tanto, comentar que ninguno de los dos pensamos que era tan tan expuesto. Si que recomiendo el arnés y disipador (en su defecto un par de cintas) ya que la caída es bien fea; además el cable está nuevo y muy bien instalado.

Ahora eso si, para el que no se haya visto en una de estas, acojona fijo!!! Abstenerse los que tengan vértigo.
Aquí una de las mejores instantáneas de la semana (gracias Gorka):

Las clavijas se dividen en 3 tramos: horizontal, horizontal descendente y un diedro de bajada (siguiente foto, Gorka a media destrepada). Solo el ultimo esta sin equipar con cable pero si con clavijas bien puestas (ojo destrepar mirando a la pared eh!!)

Y superar todo el tramo no lleva mas de 10 minutos. Con calma y disfrutando.
Una vez suparado el tramo seguimos por un camino bien pisado, que en mi opinión es peor que las clavijas, inclinado y continuo: rodillas doler.
Nos adentraremos de nuevo en el bosque en dirección descendente y  hacia la pradera  en todas las señales que encontremos. Pasaremos junto a un puente que cruza el rio Cotatuero, donde la vista de la cascada es imprescindible.

Desde aquí hasta la pradera ya se camina sin tanto desnivel pero las horas pesan ya.
Salimos a la pista que en menos de 15 minutos nos deja en la pradera, punto de inicio.
Poco falta para cumplir las 8 horas exactas.
Hemos disfrutado mucho, pero mucho mucho mucho. Recomendar esta circular que es de lo mejor 
que habrá en el pirineo.
Un clásico de Ordesa que no pueden perderse vuestras retinas!!!

P.D: y para cenar y celebrar el fantastico día, rico chuletón en Buesa:

No hay comentarios:

Publicar un comentario